martes 19 de enero de 2021 - Edición Nº776

Opinión | 25 nov 2020

Opinión

Horacio Nicolas Carrizo: "la Familia, la educación como medios para prevenir la violencia"

El abogado Horacio Nicolas Carrizo, director del Instituto Interdisciplinario en Derecho Animal del Foro de Abogados de San Juan, escribió esta columna para Hora Social. Puede leerse a continuación.


La Familia, la educación como medios para prevenir la violencia


 En la mayoría de las ocasiones el grueso de la sociedad tiende a confundir la diferencia entre “Agresividad y Violencia”. Para intentar llevar algo de claridad al respecto diré que: La Violencia y la Agresividad No son sinónimos y tienen estructuras conductuales muy diferentes.

Las conductas agresivas están presente en toda especie viva, ya sea los animales o el ser humano concretamente. La conformación de estructuras biológicas que al ser estimuladas son los motivadores/disparadores de una respuesta agresiva. Ante la amenaza de territorio, fuente de alimentación, reproducción o vida, aparece la agresividad, como defensa natural ante estas acciones externas que ponen en peligro la estabilidad de quien las defiende.

Un objetivo muy distinto tiene la violencia, con ella no se trata de resguardar algo que se teme perder (territorio, alimentación, vida, ect), algo que se considera vital, sino que intenta tener el control. Este deseo de control siempre va en una franca escalada y tiende a aumentar constantemente su poder sobre los demás, de someter al otro en forma ininterrumpida.

Los que están en una situación de más vulnerabilidad ante la violencia, son los que están en un plano de inferioridad, y esto último va direccionado en el más amplio sentido. Esto lo vemos a diario en las relaciones de poder ejercido no solo a los de la propia especie, sino que también a los individuos de otras especies. Y es por esto último que visualizamos los actos de maltrato de crueldad hacia los animales No Humanos.

Los ámbitos en donde más se dan estas relaciones de poder y sometimiento es la propia familia y grupo de personas relacionas en una convivencia. Estas relaciones nocivas/toxicas se reproducen en una forma alarmante, inesperada y cruel.

El primer ámbito de socialización y donde sin lugar a dudas se van sustentando las bases, para la construcción de la identidad de los integrantes del tejido social - es la familia. Es allí donde se da el primer eslabón de las relaciones interpersonales. Esta relación, la forma de interactuar con el otro, van sustentando la subjetividad. Vale decir que este eslabón en un futuro va a delinear la forma de encarar las relaciones con los demás integrantes de la sociedad (incluso con las especies diferentes a la propia). Siendo allí donde exteriorizaremos las conductas positivas y negativas. Estas últimas son en donde impera la violencia, la intolerancia y la nocividad.

Si durante nuestra niñez/adolescencia estamos inmersos en un ambiente de violencia, de hostigamiento constante, es muy posible que dentro de las limitadas posibilidad de discernimientos, llevemos a interpretar que esta forma de interactuar en la correcta en la vida en sociedad. Es decir que se sigue el modelo del violento, y esto se reproducida en un futuro por este niño/ adolescente.

En el desarrollo de las conductas violentas, no solo de someter a los miembros de la propia especie, sino que me llega al maltrato y crueldad de los animales de compañía o en situación de calle. Durante las diversas capacitaciones que se brindan, por ejemplo a los Funcionarios Policiales, les solicitamos realizar una investigación bidireccional. Tendiente a conocer los hechos de violencia que involucran a humanos y animales. Sabiendo de uno de ellos podemos en su gran mayoría conocer de más actos de violencia contra la otra especie vulnerada.

Es decir que dentro del núcleo familiar debemos fortalecer las conductas de respeto y empatía por todos los integrantes, y ello derivara en un respeto y consideración que se entenderá hacia toda la sociedad. Esta acción permitirá en un futuro disminuir los actos violentos, de maltrato y crueldad. No es un camino fácil, pero es nuestra obligación tenerlo presente y comenzar a la brevedad con ella.

“El abuso animal es apenas un eslabón de una cadena de abuso que lastima a todo el mundo, tanto a los animales como a las personas. Los niños que lastiman a los animales pueden llegar a ser adultos que lastimen a los niños o a otros adultos.”, The Humane Society of the United States. 

 

Dr. Carrizo, Horacio Nicolas
Director del Instituto Interdisciplinario en Derecho Animal - Foro de Abogados de San Juan.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias